El blog de restaurantes de Barcelona que se disfruta sobre la mesa

Mi experiencia con la comida china en Shanghái y Hong Kong

Respondiendo a vuestras peticiones en Instagram, aquí tenéis el artículo sobre mi experiencia con la comida china. Este verano, como os conté, pasé dos semanas en Shanghái y Hong Kong y ¡pude aprender mucho de su gastronomía!

La cocina china es un festival de especies, de sabores intensos y agridulces, de explosiones picantes. No es apta para estómagos débiles, ni para quienes sólo busquen platos sencillos. El conocimiento que tenemos de ella es bastante equivocado. Conocemos los rollitos de primavera, el arroz tres delicias y poco más, y la mayoría de lo que probamos aquí no se parece a lo que hay en China.

En este post os cuento curiosidades que me han sorprendido, sus platos más conocidos y también dónde comer buena comida china en Barcelona, para los que no queráis viajar tan lejos. ¡Ah! Y un agradecimiento especial al podcast Un paseo por Shanghái, que descubrí por casualidad y me ayudó mucho a aprovechar el viaje. Os lo recomiendo totalmente si decidís viajar a esta ciudad.

Curiosidades: ¿qué me sorprendió de la comida china?

  • Se come con palillos, obvio. Pero hay que tener en cuenta que no está bien visto pinchar la comida con ellos, ni cogerla con la mano. En la mayoría de restaurantes no verás cubiertos en la mesa por defecto, y nosotros no los pedimos en ningún sitio. Igual si ven que eres Occidental y no tienes maña, se compadecen…
  • De los animales se lo comen casi todo. En las cartas de los restaurantes verás platos con todas las partes del animal: cabeza de pescado, patas de gallina fritas, riñones, pulmones, tortuga (entera) e incluso cerebro. Y ver las fotos en el menú no es nada agradable… Vi en muchos sitios tortuga, y la ponían ahí espatarrada en la foto. Qué penita…
  • Hay muchas verduras y priorizan las frescas a las congeladas. Suelen acompañarlas de salsas dulces y espesas, agridulces o ligeramente saladas gracias al empleo de la soja. También les encantan las verduras avinagradas y preservadas.

  • Muchos de sus platos son picantes, especialmente la cocina de la región de Sichuán, así que si no te gusta el picante mejor preguntar. Ah, y su nivel de tolerancia es muy superior al tuyo, así que cuidado: si indica que el nivel de picante es bajo, no te fíes.
  • El pollo, el pescados y el marisco los suelen marinar con diferentes licores antes de cocinarlos y lo acompañan de salsas azucaradas y pegajosas. La anguila braseada es un gran ejemplo, viene acompañada de una deliciosa salsa marrón espesa. A mí me había dado siempre bastante asco, hasta que hace un par de años decidí probarla en un restaurante japonés, y aluciné de lo rica que está.
  • El agua caliente (sí, agua sola) y el té caliente son las bebidas habituales. No importa si es invierno o verano, la bebida siempre viene ardiendo. En muchos restaurantes lo sirven gratis, y es recomendable aprovechar esto porque las bebidas son caras, a veces cuestan lo mismo que un plato. Menos la Coca Cola, las cervezas y el agua embotellada pueden llegar a costar 5-6 euros o más dependiendo del restaurante.
  • Lo de beber zumos o refrescos con las comidas es algo que los chinos no suelen hacer. Las toman aparte, entre comidas, por la calle… Por eso verás muchos puestos de zumos, batidos y té de burbujas take away en la calle.
  • Las sopas ocupan un lugar importante en la cocina china y en casi todos los restaurantes podrás encontrarlas. De carne, de pescado, de pollo… Las sirven con o sin fideos, con o sin wonton. La sopa de wonton es de lo más típico.
  • En China es habitual que en la mesa haya muchos platos diferentes, especialmente en las comidas en grupo y con la familia. Así se puede probar un poco de todo, y siempre con el arroz como acompañamiento. Fíjate en las mesas de grupos de los restaurantes ¡es alucinante la cantidad de comida que tienen!
  • Hacen ruido al comer, y eso lo vimos en muchos restaurantes, porque eso significa que están disfrutando de la comida. A más ruido, mayor disfrute, por eso es habitual que te encuentres con chinos en los restaurantes que hacen mucho ruido al sorber la sopa y los noodles. También se dice que lo hacen para enfriar los platos al comerlos..
  • Llévate en un tupper lo que sobre. Absolutamente en TODOS los restaurantes, caros o baratos, es habitual pedir un tupper para llevar lo que no te has comido. No te mirarán raro si lo pides, tranquilo.

 

Platos típicos de la comida china que tienes que probar

Xiaolongbao, explosiones de sabor

Es uno de los platos más habituales de la gastronomía china. Pequeños bollos hechos de harina y agua que se elaboran al vapor en una cesta de bambú. Su masa es muy fina, traslúcida y no opaca como la de otros tipos de dumplings.

Se suelen rellenar de sopa y carne de cerdo, o de sopa con marisco, aunque también hay versión con verduras. Como están caldosos por dentro, al morderlos se produce una pequeña explosión en la boca.

 


Shaomai, saquitos rellenos 

El shaomai es un tipo de dim sum en forma de saco, abierto por arriba para que se vea el relleno, que puede ser desde carne de cerdo o cordero, hasta camarón o setas. Siempre se acompaña con salsa de soja, para mojarlos al gusto.

 


Dumplings, imprescindibles en toda comida

Hervidos o fritos, los dumplings están presentes en cualquier menú de los restaurantes chinos. Normalmente están rellenos de cerdo y verduras, aunque también podrás encontrarlos rellenos de gambas, de pato o de verduras.

Los probamos tanto al vapor como a la plancha, que a mí es como más me gustan. Muy recomendables los del restaurante Ajisen Ramen (varios locales en Shanghái) y los del restaurante Tim Ho Wan, el restaurante con Estrella Michelín más barato del mundo, por cierto.

 


Hot Pot, la comida social de china

El hot pot es uno de los platos favoritos de los chinos, aunque decir “plato” es quedarse corto. Ir a comer un hot pot es todo un acto social, y la variedad de platos que lo componen es impresionante. Nosotros lo probamos en el restaurante Haidilao Hot Pot, con varios locales e Shanghái y nos pareció toda una experiencia.

El concepto es pedir distintos ingredientes que se cocinan en una especie de cazuela instalada en la propia mesa (hot pot). Lo habitual es que esa cazuela esté dividida en dos partes, en las que se pondrán dos sopas diferentes donde los comensales cocinarán los ingredientes.

Una vez se eligen las sopas “base”, se espera a que hierva y se van echando verduras, carnes, pescados, huevos y los mariscos elegidos. Todo se cocina al momento y se va comiendo durante una charla animada con los amigos.

 


Pollo Gong Bao o Kung Pao

Puede que te suene o hayas visto este plato en algún restaurante, porque se ha hecho bastante popular en Occidente y sobre todo en EEUU. Es un plato sabrosísimo y nosotros lo pedimos en varios restaurantes de Shanghai y de Hong Kong.

Se trata de una receta de la provincia china de Sichuán, que consiste en dados de pollo marinado, que se saltea con cacahuetes y verduras, y al que se le añaden guindillas y Pimienta de Sichuan. 

 

 


Anguila asada, mi plato preferido

La anguila es un plato bastante presente en los restaurantes de China, y se puede encontrar salteada, frita o braseada. Os recomiendo esta última, que se sirve con una salsa algo dulce y espesa que es una auténtica maravilla.

Como os dije antes, a mi me daba mucho asco la anguila, y un día la probé y desde ese momento la amé.

 


Pato Pekín, una carne muy apreciada

El pato es una de las carnes más valoradas en la comida china. Aunque es más típico de Pekín, lo encontramos en muchos restaurantes de Shanghái, como este que probamos, el restaurante Lost Heaven. Lo sirven así, en rebanadas, y acompañado de salsa Hoisin.

También encontrarás el pato en muchos rellenos de dim sum y dumplings.

 


Mooncakes, pasteles rellenos en honor a la Luna

Es uno de los postres más famosos de la gastronomía china, que se elabora normalmente en otoño para la fiesta de observación de la luna, de ahí su nombre. Encontrarás mooncakes en muchas tiendas gourmet y tiendas de souvenirs, y es una buena idea llevarse una caja para disfrutarlos en casa.

Son pasteles redondos rellenos de una pasta de semillas de loto y huevo de pato en salazón. Puede sonar raro pero es una mezcla deliciosa. También encontrarás mooncakes que incorporan otros ingredientes como lichis, nueces, almendras…

 


Bubble Tea, la bebida más adictiva

Los chinos sienten pasión por los zumos, los smoothies, los batidos y cualquier bebida que se puedan tomar por la calle. El té de burbujas o bubble tea es una de las más popularesOriginario de Taiwán, es una bebida muy original y refrescante. Se convirtió en una de las obsesiones de nuestro viaje.

Es un té que incorpora bolitas de tapioca en el fondo, que vas sorbiendo con una pajita. No tienen apenas sabor, pero su textura gelatinosa en combinación con la bebida es súper adictiva. Lo encontrarás en mil variedades y en algunos sitios puedes configurarlo a tu gusto.

Al pedirlo puedes elegir el tipo de té, el nivel de azúcar que quieres, si lo quieres con burbujas o no, si quieres añadirle crema (ellos lo llaman cheese), si quieres añadirle una base de pudding o jelly, etc. Las posibilidades son infinitas ¡nunca te cansas!

 


Noodles a todas horas

Los noodles o fideos son un plato que los chinos comen a cualquier hora del día: para desayunar, para comer, para cenar… Los consumen tanto en caldo como secos, salteados con diferentes salsas y acompañados de carne y verduras.

Es llamativo pero es habitual ver a las 8 de la mañana a gente zampándose un buen bol de fideos en sopa, para llenar su estómago durante toda la mañana. Debe ser algo así como el pan para nosotros, un alimento muy recurrente a cualquier hora de día.

Nosotros solo nos atrevimos en las comidas y cenas, porque para desayunar nos apetecía más un croissant, para qué engañaros.


Restaurantes chinos en Barcelona muy auténticos

Hay que buscar como una aguja en un pajar, porque hay un montón de restaurantes chinos, pero pocos merecen la pena. De los que yo he probado, te puedo recomendar estos:

Chi Nanit (Carrer Martinez de la Rosa, 42) 

Mi preferido sin duda, tanto por la comida como por la atención. Los propietarios son una pareja china que elabora todo de forma casera y con muy buena materia prima. Woks, arroces, fideos, dim sum, platos de pollo y un sinfín de elaboraciones que tienes que descubrir. Por cierto, los dim sum y dumplings los elaboran a mano, uno a uno.

Mr Kao (Carrer de València, 271) 

Más lujoso que el anterior, y más caro, pero no necesariamente mejor. Este restaurante chino está dentro del lujoso Hotel Claris. En su carta verás platos típicos como el pollo frito con salsa hoisin o la ternera Santung. Destacan los dim sum, tanto a la plancha como al vapor. RESERVAR >>

Chen Ji (Carrer d’Alí Bei, 65)

Raciones generosas y comida sencilla pero casera. No te fijes en el local, porque no es precisamente acogedor. Es un restaurante más de batalla a precios populares: dumplings por 3,5 euros, fideos por 4 euros o platos de pollo por 5 euros. Para comer barato y en cantidad.

Melo Jia, (Carrer de Córsega, 250)

Dan importancia a la calidad de los productos y se toman en serio la tradición culinaria china. Su carta incluye los estandartes de su gastronomía: carnes, pescados, verduras, noodles y por supuesto dim sum. Destacan platos como el pollo crujiente con salsa soja y cebolleta china.

L’Olla de Sichuan (Plaza del Doctor Letamendi, 11)

Restaurante chino centrado en la cocina de la región de Sichuán, una zona de China donde adoran el picante. El plato estrella es el hot pot, una olla situada en la propia mesa del comensal donde los alimentos se cocinan directamente y se acompañan con distintas salsas. RESERVAR >>

Shangai (Carrer del Bisbe Sivilla, 48)

Su fundador, Kao Tze lleva toda la vida dedicándose a la gastronomía. En este restaurante ofrece la comida más tradicional, con platos como el chop suey de verduras, los fideos Chow Mien o el pato Pekín, considerado por muchos como el mejor de Barcelona.

Out of China (Carrer de Aribau, 112)

En este restaurante chino ofrecen comida sin gluten para celíacos. Hacen un recorrido por la gastronomía típica de China, incluyendo platos de autor como los raviolis de pato y foie. Su gran local puede acoger hasta grupos de 100 personas y también tienen servicio de catering.

Kai Xuan (Roger de Flor, 74)

Comida china casera auténtica, que refleja lo que te puedes encontrar en el país. Para los más atrevidos: lengua de pato, medusa de mar o fideos con intestino de cerdo. Pero tranquilo, la mayoría de la carta es apta para paladares occidentales y podrás disfrutar mucho con sus tallarines hechos a mano, los fideos de arroz con marisco o el estofado de brotes de bambú.

Wino, para comer como en China (Carrer Parlament, 46)

Platos no adaptados a Occidente, sino que encontrarás comida china de verdad. Su impresionante carta tiene nada más y nada menos que ¡300 platos! Te costará elegir…

Opt In Image
¿Quieres conocer sitios deliciosos?
Suscríbete a la newsletter y recibe gratis el ebook
28 ENERO 2017
3 COMENTARIOS
ÚLTIMOS COMENTARIOS