El blog de restaurantes de Barcelona que se disfruta sobre la mesa

Bubó, un mundo dulce donde la pastelería es arte

¡Vota este artículo!
Promedio: 0

La primera vez que visité el Museo del Prado me quedé embobada viendo el cuadro de Las Meninas, de Velázquez. Esa obra que había estudiado en mis libros de arte estaba delante de mi y no me la esperaba tan bonita y tan enorme. Cuando entré por primera vez en Bubó me quedé igual de embobada, porque los pasteles de esta pastelería de Barcelona son verdaderas obras de arte.

Como si de un museo se tratase, sus mostradores exhiben tartas y pasteles perfectamente colocados en línea, de colores vivos y formas imposibles. El autor de esta maravilla es Carles Mampel, un pastelero catalán de inagotable espíritu creador que sabe cómo sorprender con dulces cuyo sabor gana a su aspecto.

pasteleria hubo barcelona

Hay una cosa que me llamó mucho la atención en Bubó: la precisión de las formas de los pasteles, las texturas lisas y perfectas que parecen imposibles de conseguir. Son arrebatos de imaginación hechos realidad, fusiones de texturas y sabores creados como si de un lienzo de arte se tratase. ¿Cómo lograr que un pastel tenga un resultado tan impecable que hasta dé reparo tocarlo?

Después de dar unas pequeñas vueltas por Bubó, dudando cada vez más sobre qué pastel elegir, me dejé llevar por los colores y pedí un Green Berry, un pastel individual de color verde intenso, hecho con base de sablée de almendra, mousse de pistachos, fresa natural y con un macaron de pistacho en la parte superior.

Nunca había probado un macaron y no sé cómo serán los demás, pero tienen muy difícil superar el sabor de este. Un pastel delicioso como pocos, ¡de los mejores que he probado en mucho tiempo!

Pero como la gula a veces me traiciona y Bubó es un sitio muy peligroso, mi vista se desvió hacia un redondo pastelito anaranjado con corazón de mandarina y mousse de praliné con base de bizcocho, así que también me lo llevé. Su interior cremoso con sabor a mandarina fresca, contrastaba con una textura exterior esponjosa de un intenso color naranja que relucía como su estuviera recubierto de barniz brillante.

En total fueron 7,50 € por los dos, que me pareció un precio razonable para unos pasteles increíbles, que se salen de lo común y tienen una elaboración muy laboriosa. Y teniendo en cuenta que en Barcelona, una mini chapata o cualquier pastel individual corriente ya ronda esos 3,50 €, creo que la relación calidad precio de la Pastelería Bubó es excelente respecto a otras pastelerías de Barcelona.

El local

La Pastelería Bubó se encuentra casi enfrente de la Catedral de Santa María del Mar, asomándose con su colorista logo en una de las esquinas de la plaza. Es fácil pasar de largo, de hecho he ido decenas de veces por allí, pero la atención que acapara la catedral hace que a veces no nos demos cuenta de lo que hay alrededor de ella.

Aunque una vez fijas la vista en Bubó ya no puedes apartarla si no es con una bolsa en la mano, orgullosa de tu adquisición y deseando llegar a casa para rendirte al placer del dulce. Y si la impaciencia te caracteriza, en el local hay una barra y taburetes para desayunar o merendar allí mismo.




Un grueso muro separa a la Pastelería Bubó del Bar Bubó, otro espacio gastronómico con cocina de diseño, pero éste centrado en el mundo del tapeo.  Situado justo delante de la entrada principal de Santa María del Mar, en su terraza de privilegiadas vistas se pueden saborear platos salados con un toque diferente, como las croquetas de brie y coco, el huevo trufado, los “mikinis” de dátiles y bacon o los boquerones con polvo de fruta de la pasión. Todavía no lo he probado, pero después de ver su carta, no dudo que merecerá la pena ir.

El laureado creador de la Pastelería Bubó, Carles Mampel, consiguió en 2005 que su pastel Xabina fuera elegido como el mejor pastel de chocolate en el Campeonato del Mundo celebrado en Lyon. Con sus espacios de sabores ha concebido un nuevo concepto de pastelería donde el nivel de sus creaciones es igual de alto tanto en aspecto como en sabor.

Y si te da pena comerte sus pasteles, no te preocupes, cada día hacen más 😉

pastelería hubo barcelona interior

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales. ¡Gracias!

Pastelería Bubó, Barcelona

Dónde: Carrer Caputxes, 10. Barcelona
Teléfono: 932 68 72 24
Horario: abierto de lunes a jueves de 10 a 21 horas. Viernes y sábados de 10 a 0 horas y domingos de 10 a 22 horas.
Web: bubo.es
Opt In Image
¿Quieres conocer sitios deliciosos?
Suscríbete a la newsletter y recibe gratis el ebook
28 ENERO 2017
3 COMENTARIOS
ÚLTIMOS COMENTARIOS

4 comentarios en “Bubó, un mundo dulce donde la pastelería es arte

    1. Hola Georgia! Muchas gracias por tu comentario, me hace mucha ilusión que hayas visitado mi blog! La verdad es que vuestros pasteles me han conquistado, hacéis un trabajo estupendo y se ve que con mucho cariño. Felicidades! Me veréis mucho por Bubó porque me he vuelto una adicta a vuestros dulces! Un saludo 🙂

ESCRIBE UN COMENTARIO