El blog de restaurantes de Barcelona que se disfruta sobre la mesa

Las mejores patatas bravas de Barcelona (y más originales)

Seguro que has visto rankings y rankings con las mejores bravas de Barcelona, pero este no es uno más. No, no las busques, las bravas del Tomás no están en este ranking. Serán las más famosas de la ciudad, pero para mi gusto hay decenas de locales con patatas bravas de muchísima categoría que les dan cien patadas.

En este ranking de las mejores patatas bravas de Barcelona verás seguramente, bares que ni conocías o no te esperabas encontrar. ¿Me sugieres algún sitio más? Cuéntamelo en los comentarios y dime ¡qué me estoy perdiendo!

patatas-bravas-restaurante-anxoveta-barcelona

L’Anxoveta

Las patatas bravas de L’Anxoveta son un tesoro escondido. Realmente creo que están entre las mejores bravas de Barcelona porque lo tienen todo: buena fritura, una salsa de tomate casera muy sabrosa y un toque picante, obligatorio para unas patatas dignas del apellido “bravas”.

El combo perfecto se consigue pidiendo un vermut. Déjate aconsejar por el dueño, que te explica los vermuts que tiene para que elijas el que más te guste. ¿Puede haber un aperitivo más de domingo?

Bar L’Anxoveta. C/ Sant Domenec 14-16. Barcelona

 


Samsara

Sus patatas bravas ni siquiera son patatas, son boniatos, anaranjados y de fritura estupenda. Los sirven con una salsa de pesto rebosante en cantidad, y la primera vez que los pides el efecto sorpresa es inevitable. Se han ganado una fama en el barrio más que justificada.

A pesar de que el local está decorado como una tetería árabe (¿?), no lo es. Entra sin miedo y sorpréndete con sus tapas creativas.

Samsara. C/Terol,6. Barcelona

 


 

Elsa y Fred

En este restaurante del Born le dan una vuelta a las clásicas patatas bravas. Como ves tienen una pinta increíble, y el sabor no se queda atrás. Sus bravas vienen acompañadas de un alioli elaborado con ajo asado, salsa brava y un toque de pimienta negra.

También puedes probar su brunch de fin de semana, que se llena hasta los topes.  Y si es tu día de suerte podrás hacerte con la agradable mesita con sofás que hay al lado de una chimenea.

Elsa y Fred. C/ Rec Comtal, 11. Barcelona

 


La Xalada

Las patatas bravas de La Xalada son un plato tan importante en su carta que hasta tienen nombre propio: las Xulas. Las presentan en una caja de madera, con la piel tostada y una textura crujiente irresistible. Van acompañadas de una salsa brava de verdad, servida en mortero y no apta para paladares delicados.

El día será redondo si te sientas en su pequeña pero agradable terraza que rodea el chaflán de la calle Parlament, una zona de moderno llena de locales por descubrir.

Bar La Xalada. Carrer del Parlament, 1. Barcelona.

 


Carmelitas

Recientemente el Restaurante Carmelitas cambió de dueño y no sé antes, pero las tapas que ofrecen ahora son deliciosas. Sus patatas bravas rústicas tienen un punto de fritura maravilloso, crujientes por fuera y blanditas por dentro. Las sirven con una salsa chipotle un poquito picante.

Por cierto, ya que estás pídete su picanha de ternera con salsa de vino tinto y chalotas y alucinarás. A mi no me gusta la carne y lo hice :O

Restaurante Carmelitas. Carrer del Carme, 42. Barcelona.

ElTenedor_web_480x60


Biercab

Sus 30 tiradores de cerveza harán que los cerveceros abran sus ojos como platos al entrar en Biercab. El acompañamiento perfecto para cualquier cerveza son sus patatas “¿Bravas? ¡¡Muy BRAVAS!!… ¿Te atreves?” como ponen literalmente en su carta. No consientas que te desafíen así ¡y pruébalas!

Eso sí, el precio de las cervezas pica bastante, así que no será el típico bar de siempre al que vas después del trabajo. En la foto, a la derecha patatas bravas y a la izquierda patatas con mojo verde.

Biercab. Muntaner, 65. Barcelona

 


Banna

Banna es un pequeño restaurante tailandés de Gracia, con una comida correcta sin más. Y dirás ¿hay bravas en un tailandés? Sí, y de hecho son lo más destacable para mi gusto. Las bravas tailandesas de este restaurante vienen acompañadas con una irresistible salsa agridulce de sésamo que te encantará.

Estas patatas bravas no aparecen en la carta, pero pídelas sin problema (lo más probable es que las veas en otras mesas).

Restaurante tailandés Banna. Plaça Revolució de Setembre 1868, 15. Barcelona

 


Comaxurros

Sí, no me he equivocado. Comaxurros es una churrería, pero es de todo menos tradicional. Por hacer, hasta hacen “churros bravos”, es decir, las patatas bravas en versión churro. Por eso se han ganado su lugar en este ranking, por su originalidad.

Al margen de esta versión salada, tienen un  montón de churros originales que no verás en ningún otro sitio: churros con crema de maracuyá, churros rellenos de crema catalana, de trufa o con vainilla y frambuesa.

LEER MÁS —>

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales. ¡Mil gracias!

Opt In Image
¿Te gustó este post?
Suscríbete a la newsletter y recibe gratis el ebook "Top 10. Las mejores hamburguesas de Barcelona"
28 ENERO 2017
3 COMENTARIOS
ÚLTIMOS COMENTARIOS

6 comentarios en “Las mejores patatas bravas de Barcelona (y más originales)

  1. Las bravas del Pa&Oli, en el carrer Galileu (Sants). La carta del restaurante es un poco pretensiosa (y cara), pero sus bravas servidas a modo de puré y que se comen a cucharadas dentro de un vasito son una auténtica delicia por las que merece hacerles una visita, y la carta de vinos también muy recomendable.

    ¡Un abrazo!

  2. Cerca de la sagrada familia hay un bar/restaurante “chill” que sirve comida muy para turistas, la comida debo decir que no está nada mal. Pero sus bravas para mi es de lo mejor que he probado, no te arrepentiras para nada.

ESCRIBE UN COMENTARIO