El blog de restaurantes de Barcelona que se disfruta sobre la mesa

Can Travi Nou, un restaurante familiar en una masía de lujo

La fachada de Can Travi Nou es como un precioso jardín de flores. De rosa chillón en primavera, y de un color más tenue el resto del año. Esta impresionante masía del siglo XVII esconde un restaurante familiar que lleva media vida en los fogones.

Antiguamente fue una casa de veraneo, pero sus dueños decidieron reconvertirla en un precioso restaurante, acogedor y lleno de rincones de ensueño. Una terraza interior, un agradable jardín e incluso comedores privados para fiestas y cenas de grupo.

Hasta que me invitaron a venir, siendo sincera, nunca había oído hablar de Can Travi Nou. Pero es un restaurante de larga tradición, y si preguntas a cualquier catalán, probablemente lo conozca. ¡Una casa así no pasa desapercibida!

La masía de CanTravi Nou era una antigua casa de veraneo, donde se hacía vida de campo. E intentan mantener esa esencia desde la entrada, donde una hamaca invita a sentarse al lado de cestas llenas de frutas y verduras de verdad (no, no son atrezzo).

Anselmo fue mi guía particular por las estancias de la masía, me enseñó todos los recovecos de este caserío en el que lleva más de 30 años trabajando y se siente como de la familia.

Entre sus diferentes comedores, salas privadas y su preciosa galería interior pueden llegar a caber 650 personas, por eso es un sitio perfecto para celebrar fiestas y eventos al aire libre. Su jardín invita a quedarse hasta altas horas de la noche…

Incluso hay un pozo dentro de la propia casa, que siempre tiene agua y es con el que riegan las flores de la fachada.

Entramos en uno de los grandes salones del restaurante y nada más sentarnos nos trajeron un aperitivo en tacita, una crema de espárragos y mayonesa, de consistencia algo sólida y sabor suavísimo. ¡Nos encantó!

De entrantes pedimos el foie con manzana confitada y vinagreta, acompañado de tostadas de pan con pasas. Y unas deliciosas vieras (de enorme tamaño) con piñones.

La carta tiene buena variedad de arroces, pescados y carnes a la brasa y a la piedra. Nosotros elegimos una dorada a la sal, jugosísima y sabrosa, acompañada de salsa tártara y un puré de patata trufado que me encantó; y un jugoso cochinillo con compota de manzana.

No nos podíamos perder ese carrito de postres que habíamos visto al ir hacia nuestra mesa, así que haciendo un esfuerzo pedimos un postre para compartir.

Anselmo nos trajo ese “carrito del demonio”, cargado de tentaciones, y nos explicó cada pastelillo. Nos quedamos con el pastel de fresa y pistacho, que vino acompañado de un helado de frambuesa y crumble de galleta. Riquísimo y de textura ligera y cremosa.

Un cafecito con unos carquiñolis por cortesía de la casa pusieron punto final a nuestra comilona. Nos encantó cada uno de los platos, el ambiente y sobre todo la atención. Desde Anselmo (que me enseñó la casa y nos sirvió la cena) y Salva, el chef, hasta Teresa, Josep y Mariona, la familia de propietarios que han sabido llevar adelante este restaurante durante tantos años, que no es cosa fácil.

Un lugar precioso para salir del caos de la ciudad y disfrutar de la buena cocina…

Can Travi Nou, una masía para comer de lujo

Dirección: Carrer de Jorge Manrique s/n. Barcelona
Horario: lunes a sábado de 13:30 a 16 y de 20:30 a 23 h. Domingo de 13:30 a 16 h.
Teléfono: 934 28 03 01
Precio medio: 35-50 euros/persona
 
Opt In Image
¿Te gustó este post?
Suscríbete a la newsletter y recibe gratis el ebook
28 ENERO 2017
3 COMENTARIOS
ÚLTIMOS COMENTARIOS